Hay dolor, ¡ay! amor

Existen dolores que son momentáneos, es decir de esos pasajeros que nos encuentran casi a diario, de los que nos es difícil apartarnos, ese tipo de dolores ajenos que genera nuestra empatía con la vida y las personas, ese dolor ajeno que nos acompaña cuando reconocemos el sufrimiento de aquel extraño individuo en el que nos vemos reflejados cuando están mendigando una pizca de amor, abandonados en las calles y fingiendo no tener sentimientos.

Acaso nos hemos convertido todos en vagabundos? pues todos esperamos por pequeñas y grandes muestras de afecto, de esa necesidad de un abrazo y un beso a diario.

 

IMG_1746

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s