the little girl

He llegado tarde a casa y no hay nadie adentro.
Solo aviento las llaves a la mesa y me detengo a pensar por momentos en como deseo ese abrazo que tanto tiempo me has tenido esperando, que me he muerto varías veces queriendo dártelo y que sepas que te amo que eres lo mejor que me ha pasado, que dentro de mi sangre existe la tuya y que yo soy muestra de tu perfección que eres.

El mayor ejemplo que alguien puede darle a su hija el dar la vida entera y agradecerle por enseñarle que se ame a ella misma, hacerle saber que tú la amas y que nadie la amara como tu.

Eso que le dices cuando ella está dormida, cuando ella está perdida en otras casas y entre la distancia, cuando tú la miras la saludas y con tu mirada le dices que la extrañas, que es tu niña que la amas, como quisiera que tu mi padre supieras cuánto te amo que vivo enamorada desde que te vi por primera vez, aunque no sabía hablar, aunque solo sabía llorar y desde ese momento sentí tu amor el mismo que ha dirigido y guiado mi vida, el amor que tienes por mi.

 

fa30c8d50064d34befdcd44113c5f58e

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s